Monasterio Cisterciense de la Santa Cruz


Ir al Contenido

Hospedería

¿Cómo vivimos?

"A todos los huéspedes que se presentan en el Monasterio recíbaselos como al mismo Cristo"
(RB 53, 1)


Desde sus mismos orígenes los monasterios cistercienses han contado con hospederías y han practicado la hospitalidad con las personas que se acercan a nuestras casas para compartir con la Comunidad algunos días de oración, estudio o trabajo. La hospedería en un monasterio cisterciense es, por tanto, un lugar de acogida para aquellas personas que busquen un descanso para su alma a través del silencio y la oración, o para quienes quieran reflexionar sobre su vida, así como para quienes quieran practicar ejercicios o retiro espiritual, pero también para los que quieran encontrarse consigo mismo y con Dios. La motivación proviene, del Evangelio, ya que Cristo dijo: "Huésped fui y me acogisteis" (Mt 25,35)

La Hospitalidad ocupa un lugar privilegiado dentro de la Regla de San Benito. Dos capítulos están dedicados a este tema. El capítulo 53 describe la recepción de los huéspedes y el capítulo 61 se refiere al comportamiento que se debe observar con los monjes huéspedes.
La Hospitalidad constituye un ministerio propio de los monjes, ya que los monasterios son centros de vida cristiana, los monjes ofrecen gozosamente este servicio a la Iglesia para aquellos que van buscando un espacio de paz, de silencio, de serenidad, de oración, de encuentro con Dios y consigo mismo, de crecimiento personal. Y también un espacio privilegiado para los movimientos eclesiales, parroquias o grupos cuyas actividades ayudan a favorecer estos o semejantes aspectos a sus miembros.

La Comunidad cisterciense de Casarrubios también ofrece su hospedería monástica a acoger a quienes la soliciten para unos días de retiro donde sin prisas, se pueda experimentar que el tiempo también puede ser una ofrenda a Dios, con la posibilidad de orar con la Comunidad a través de la Liturgia, que ciertamente es muy útil y conveniente para los que habitualmente conviven en una cultura de imagen, sonido y prisas, ya que el oxígeno del silencio, y el cultivo de la interioridad, de la reflexión y da paz.
Por eso se comprende o se recomienda a comprender, que la estancia en la hospedería no se tome como la estancia en un hotel, porque no lo es. Es una parte del monasterio donde el huésped puede llevar una vida paralela a la de la comunidad y en estrecha comunión con ella, a través, sobre todo, de la oración litúrgica.
Nuestra hospedería está abierta todo el año. Dispone de cinco habitaciones dobles.
Para grupos que quieran trabajar un día, sin pasar noche, el espacio del comedor y sala de reunión puede acoger hasta unas veinte, personas.
Como decimos más arriba, todos los huéspedes que lo deseen pueden participar en los Oficios litúrgicos de la comunidad. También, si lo solicitan, pueden contar con la presencia de alguna monja a nivel de diálogo espiritual.


Principal | Nuestro Pasado | ¿Cómo vivimos? | M.Mª Evangelista | Nuestros Dulces | Galería Fotos | ¿Dónde estamos? | Otros | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal